tarticulos

Estadísticas

3.png7.png1.png2.png4.png
Hoy10
Total37124

Quien está en línea

1
Online

Sábado, 26 Mayo 2018 11:33
Powered by CoalaWeb

Boletín

¡Para nosotros es muy importante contar con gente como tú! Inscríbe tus datos aquí y recibe nuestro newsletter.
Please wait

Facebook

Twitter

 

 

¿Por qué una Ley de Estímulos a la Creatividad?

El término “economía naranja” se ha venido empleando últimamente en nuestro país para hacer referencia a los bienes y servicios culturales, y a las industrias creativas, desde una mirada estrictamente económica. Este tipo de referencia y uso de los bienes creativos en el país se ha pensado desde la producción de riqueza a partir del apropiamiento, uso y comercialización de los recursos renovables y no renovables.

La mirada económica sobre este tipo de recursos ha impedido que sobre ellos mismos se reconozcan los ámbitos de vida, relacionales, y de economías naturales que hacen parte de su esencia, y que, por tanto, deben ser tratados con respeto por las industrias y por las políticas y decisiones que el Gobierno Nacional tome al respecto.

De igual forma, su tratamiento ha desconocido el poder que tiene este sector para dinamizar la economía de las ciudades en las que estos bienes se producen. El arte en Colombia genera el 6% del PIB; tan solo en Bogotá se concentran el 80% de las industrias creativas y culturales del país; en diferentes ciudades se cuenta con amplia oferta académica para producir bienes y servicios creativos, las cuales coinciden con las regiones y territorios que tienen mayor riqueza cultural y de biodiversidad.

Por lo tanto, estos factores como un dinamizador de la economía local, merecen ser apoyadas y estimulados por el Gobierno como mecanismos que permitan generar mayor valor a los sectores en los que se ubican, de la mano de actividades como el turismo y la agricultura.

El Proyecto de Ley de Estímulos a la Creatividad es una contraposición a la mirada extractiva que hasta entonces se ha tenido, por lo que busca reconocer y proteger aquellas características que hacen a nuestro país único: la biodiversidad y la ancestralidad. Este Proyecto abre nuevas posibilidades para crear arte con lo que nos hace un país potencia, por medio de un sistema de cultura viva, coexistente con nuestros pueblos, con los usos y saberes ancestrales, y en medio de un constante diálogo cultural.

El Proyecto es una propuesta sólida que busca consolidar un sector económico basado en la creatividad, que se oponga al sector minero y a aquellos sectores que van en contra del territorio, y que atentan contra los recursos y características que nos hace únicos. Por medio del estímulo a la creatividad, el Proyecto busca influir directamente en los bienes y servicios creativos (como la música, videojuegos, productos derivados del diseño, la arquitectura, y otras 43 categorías más) que pueden encontrar un gran valor de originalidad con la fusión entre biodiversidad y ancestralidad, a esta fusión se refiere el Proyecto como Bioriginalidad.

Desde allí parte la idea de trabajar por la producción de bienes y servicios creativos bioriginales que refuercen la identidad de las ciudades, y los pueblos encargados de su producción, y que, además, garanticen la supervivencia de sus culturas, y de todas aquellas que convergen en el país.